Dinámica
Cuando los métodos más conservadores (no quirúrgicos, de mínima invasión, microcirugías, etc), es necesario recurrir a las cirugías convencionales. Estas se clasifican en dos tipos: las dinámicas (en donde se utilizan prótesis que permiten mantener la movilidad del paciente) y las rígidas (donde se utilizan metales y hueso para fijar y con ello se pierde la movilidad).
La implantación de una prótesis discal tiene el objeto de restablecer la función dinámica normal de la columna vertebral para conseguir un alivio significativo del dolor. Esto se consigue mediante el restablecimiento de la altura discal, que se mantiene mediante la prótesis. El aumento de la altura y la eliminación del prolapso «abren» las vías nerviosas constreñidas y se recupera la posición fisiológica de las articulaciones intervertebrales.

Antes del desarrollo de discos artificiales, la única opción quirúrgica era una fusión adaptada al paciente, en la que los cuerpos vertebrales adyacentes son “fusionados entre sí” de manera permanente, con la ayuda de implantes, fragmentos óseos o jaulas. El objetivo de la prótesis discal interverteberal es mantener la movilidaden el disco intervertebral afectado y reducir la carga adicional sobre los discos intervertebrales adyacentes.