Fractura Espinal

Las fracturas espinales pueden ocurrir en cualquier segmento de la columna, la cual está formada de múltiples vértebras. Las fracturas pueden involucrar el cuerpo vertebral o los elementos posteriores de la columna. Estos elementos posteriores forman la pared trasera del canal espinal y proveen protección a la médula espinal. Las fracturas espinales pueden suceder por algo tan dramático como una caída o un accidente automovilístico, o en un paciente con osteoporosis por un simple movimiento como toser o alcanzar un objeto. La osteoporosis hace vulnerable a las vértebras a fracturas por compresión.

El dolor de una fractura osteoporótica no siempre es grave a veces es leve. Muchas personas confunden estas fracturas de columna con dolores de espalda, que asumen son sólo parte del envejecimiento. El síntoma principal visto en las fracturas de compresión es un dolor de espalda de moderado a severo  que empeora con el movimiento. Cuando la médula espinal está involucrada puede ocurrir entumecimiento, hormigueo, debilidad, intestino / disfunción de la vejiga o incluso la parálisis.

Tratamiento

Después de realizar una valoración médica y revisar estudios radiológicos y de neurofisiología se obtendrá un diagnóstico preciso y se determina cuál es la mejor opción, que  van desde las no quirúrgicas, pasando por técnicas de mínima invasión y microcirugías,  hasta las quirúrgicas.