Entre cada par de los cuerpos vertebrales existe un disco suave que actúa como amortiguador. Este disco está formado por dos elementos. El elemento exterior está formado por muchos anillos de tejido cartilaginoso. La parte central, el núcleo, está hecho por una substancia gelatinosa. Conforme envejecemos, el disco se puede deshidratar, haciéndolo menos amortiguante y más propicio a lesiones. La altura de estos disco disminuye conforme se deshidratan y pueden producir químicos que irritan los tejidos de alrededor, causando dolor. Puede haber también dolor en los brazos o en las piernas. Las degeneraciones de los discos son algo muy común entre las personas de edad avanzada, pero también pueden ocurrir con personas jóvenes. Los factores que contribuyen a esta degeneración no son totalmente entendidos aún sin embargo se cree que hay componentes genéticos.

Tratamiento

Típicamente la primer línea de tratamiento es conservador. Fortalecer los músculos de la espalda baja y alrededor de la espina dorsal puede ayudar a reducir el dolor. También se recetan medicamentos. Si después de esto el nivel de dolor persiste y no es tolerable se puede recurrir a opciones quirúrgicas.